miércoles, 3 de noviembre de 2010

¿Encima que me engañas, me dejás un regalito?

Por razones que comprenderán al final del relato, la protagonista de esta historia pide que se reserven sus datos personales. Cinco años y una mochila muy pesada que necesita compartir...


Cuando conocí a mi ex no imaginé que gracias a él conocería lo peor de mi. Un día común en una salida con unas amigas lo conocí, fue amor a primera vista, ése mismo día vacilamos, pololeamos, pasamos el rato juntos, al día siguiente me llamó y comenzó nuestro idilio amoroso. Me sentía en las nubes, capaz de luchar contra el mundo por él, perdí la noción del tiempo, de responsabilidad mi mundo era él.

Todo iba bien, hasta que un día, sospeché que me engañaba, después de mucho negarlo, de varias peleas y reconciliaciones monumentales, con la excusa de que se iba del país me terminó. Me la pasé desconsolada y tratando de entender porqué me dejaba, hasta que un día lo encuentro en la puerta de mi facultad abrazado con un tipa que consideraba mi "amiga". No sé que me dolió más si su traición, la de mi "amiga" o la cara de pena con la que todos me miraban.

Algo se destruyó dentro de mi ese día, decidí hundirme: ingería licor, comencé a fumar, me dedique a "vivir la vida", nada tenia sentido para mi, quería morirme e intente descubrir hasta que punto podía destruirme. Poco más de un año de esto, estando con otra persona, descubrí que estaba embarazada y apenas lograba recuperarme del shock cuando tuve un aborto. Sentía que caía lentamente hacia un abismo, toda mi vida se derrumbó a mis pies, para completar el cuadro la razón de mi aborto fue que tenia una enfermedad venérea, trasmitida por mi fabuloso ex.

Tengo una laguna mental, no sé bien la cronología de los hechos desde que conocí la enfermedad, gracias a Dios (que ha sido mi fortaleza todo el tiempo), pude recuperarme de salud, aunque las heridas del corazón aún no cicatricen del todo.

Han pasado 5 años de aquello y aún no me recuperó, cada experiencia ha sido demasiado dolorosa, nunca seré la misma, no confío en nadie, espero que el amor no me abandoné y que algún día encuentre un hombre en el sentido literal de la palabra, porqué el que conocí no puede ser llamado asi.

5 comentarios:

yop! dijo...

:O!!!! que historia..... y es que hay cada cosa en este mundo(con cada cosa me refiero a hombres)

Yo quiero creer lo mismo que ella que el amor no me abandonara y en algun momento llegara el indicado y es que cuando el corazon es muy dañada cuesta creer!....

Lo bueno es que poco a poco ira saliendo de este terrible momento, y si te sirve de algo cada vez que me siento mal me acuerdo de una frase....."toda tormenta llega a su final, y cada crisis trae consigo una nueva esperanza de volver a empezar....."

Besos....

Sarah dijo...

Le paso a una amiga.. de esos hay en todo el mundo.. asi como tambien hay hombres que valen la pena :)

Capitana del Espacio dijo...

Yop, esa frase del final es muy real, te lo aseguro!! ;)

Sarah, es un ejemplar "típico"

Anónimo dijo...

Por el momento todo se torna insoportable, todo se ve gris. Pero no te culpes por ninguna de las cosas que hiciste porque las hiciste con un motivo válido, y a su vez: llorá todo lo que necesites. Llorar ayuda a cerrar etapas ya volver a confiar. Seguramente ésto es una piedra para que luego encuentres a un angel:). Te mando muchos cariños.

Anónimo dijo...

q luser sos matate o pedile a alguien q lo haga